Etiqueta: zoologia

Especies peligrosas del Amazonas

Red Ambiental - Especies letales

La gran biodiversidad del Amazonas supone una gran variedad de especies nocivas como letales. Nuestra red ambiental les presenta los animales más peligrosos de la selva Amazónica.

Categoría acuífera

 

Pese a la calidad de auto protección natural de los animales, hoy en día estos están mayoritariamente en extinción debido a la deforestación. En la selva amazónica, viven cerca de 16,000 especies de animales.

Las aguas del Amazonas abundan de riquezas tanto como de peligros. Red Ambiental, les presenta las especies más peligrosas del río.

Peces

 

  • Las pirañas: Esta especie ocupa toda la región amazónica. Debido a su abundancia, es considerada como uno de los peces más letales. Las pirañas de vientre rojo, grandes como la palma de una mano, atacan en masa para arrinconar a sus presas. Gracias a sus sentidos agudos (oído y olfato), son extremadamente aptos para cazar cualquier tipo de presa que caiga o nade en el agua. Sus dientes pueden arañar el acero y acabar con el cuerpo de una presa en minutos.

 

  • Tiburón toro o Gayarre: Comúnmente llamado tiburón sarda, es una especie capaz de adentrarse en zonas de agua dulce para cazar. Puede medir 3 metros y se alimenta de cualquier tipo de animal, incluyendo otros tiburones.

 

  • Raya de agua dulce: es una especie relativamente pacífica aunque si es molestada, contrataca con su arma más preciada: sus espinas. Recorre el fondo del Amazonas boca abajo para succionar gusanos, lapas y caracoles. Poseen pequeños dientes aunque su más grande defensa son las espinas venenosas en su cola.

Reptiles

 

  • Los caimanes: estos reptiles comen de todo, incluyendo a infantes de su propia especie. Alcanzando cerca de 5 metros, es el depredador más grande del río Amazonas. Bajo setenta dientes, su mordida puede alcanzar los 1.300 kilos. Aunque pocas veces atacan a los hombres, se sienten atraidos por la comida en nuestros hogares.

 

  • La anaconda verde: puede alcanzar 9 metros con un ancho de 30 cm y pesar 200 kilos. Esta especie puede cazar caimanes de 150 kilos e ingerir presas mucho más anchas que su cabeza. Aunque puede atacar a seres humanos, pocos casos han sido documentados. Sus dientes de doble fila permiten inmovilizar a su presa mientras que su cuerpo ejerce una presión de 360 kilos a cada suspiro de su víctima.

 

Para saber más sobre las maravillas de nuestra red ambiental, puede leer el artículo siguiente.